«

»

abr 13

Debate sobre el aborto: a favor de la despenalización

siu casasEn el marco del debate sobre el aborto libre, seguro y gratuito que se está realizando en el Congreso y en toda la sociedad, en la mañana de hoy comenzamos a escuchar las voces locales que se alzan a favor o en contra de esta ley. En estudios, Siu Casas se pronunció a favor de la despenalización, brindando los motivos y estadísticas que llevan a pensar en el derecho al aborto como un problema de salud pública, entre otros.

Hablar de ABORTO/Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), implica hablar de DERECHO A LA SALUD, reconocido éste como un “estado de bienestar-perfecto- físico, psíquico, social, económico y de género, y no sólo de ausencia de enfermedad” (Organización Mundial de la Salud).

Pero también implica hablar de la situación desigual en la que nos encontramos las mujeres dentro del sistema, teniendo en cuenta que hay una serie de derechos básicos que en países como la Argentina no están garantizados o se garantizan parcialmente (a la salud, al trabajo, a la educación, etc.).

-          Las mujeres ocupamos el 79% de los trabajos de baja productividad y el 86% del trabajo no registrado, lo que implica un acceso desigual a la desigual a la protección social que para todas estas mujeres se ve negado.

Al mismo tiempo, en referencia a la planificación familiar, en Argentina el 15% de las mujeres dice estar insatisfecha son su maternidad según datos estadísticos de la CEPAL.

En el mundo el 41% de los embarazos son no planificados, mientras que en Argentina esa cifra escala al 51%, como clara demostración de que los presupuestos básicos y objetivos planteados por la Ley 25673 de Salud Sexual y Procreación Responsable no resultan eficientes en su aplicación y de que la planificación familiar sigue siendo una problemática que recae exclusivamente en las mujeres – La utilización de métodos anticonceptivos es discriminatoria, porque dentro del mercado se comercializan más métodos para mujeres que para hombres que, en muchos casos ponen en riesgo la salud integral de las mujeres.

A pesar de la existencia de avances relativos en materia legal y de jurisprudencia, se observa que la aplicación de las leyes sigue siendo deficitaria, como es el caso del fallo plenario de la Corte Suprema de Justicia Nacional “A.F. s/medida autosatisfactiva” en donde el órgano precisó el alcance de los abortos no punibles a partir de una interpretación amplia del código penal y dijo que los casos de aborto no deben ser judicializados, exhortando a todas las provincias a realizar protocolos de acción para los hospitales públicos en caso de aborto. En 2015 el Ministerio de Salud de la Nación publicó el protocolo para la Atención de todas las Personas con de Derecho a la Interrupción Voluntaria del Embarazo, pero carece de estatus de resolución ministerial y no ha sido acompañado por una estrategia firme que promueva su amplia difusión y aplicación por parte de las autoridades federales.

En 2018 sólo 9 provincias cuentan con protocolos que ajustan sus criterios a este fallo –Chaco, Chubut, Entre Ríos, Jujuy, La Rioja, Misiones, Santa Cruz, Santa Fe y Tierra del Fuego-. CABA, Córdoba (suspendido por orden judicial), La Pampa, Buenos Aires, Río Negro y Salta (tiene el protocolo que más se aleja de los estándares de la CS), dictaron protocolos que incluyen requisitos extra que dificultan el acceso a abortos no punibles. Por último, Catamarca, Corrientes, Formosa, Mendoza, San Juan, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán, no cuentan siquiera con protocolos locales, incumpliendo el mandato del fallo de la Corte Suprema.

Este panorama de la realidad Argentina, muestra la necesidad de pensar la IVE en perspectiva regional y federal, teniendo en cuenta que las provincias que no cuentan con protocolos  o que los tienen en forma restrictiva son precisamente las jurisdicciones que presentan peores indicadores de muerte materna relacionada a borto; Tucumán ha sido un caso paradigmático a partir de la penalización de “Belén” en el año 2014 que luego de haber sufrido un aborto espontáneo en un hospital público fue encarcelada durante casi tres años. La penalización del aborto expone a las mujeres a ser víctimas de tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes y de violencia institucional.

En el mundo 1600 mujeres mueren por día por aborto clandestinos y 305.000 al año. El 99% de esas muertes corresponden a países de mediano y bajos ingresos, entre los que se encuentra la Argentina, en donde se realizan entre 370.000 y 50.000 abortos anuales (CEPAL) de los cuales entre 400 y 600 resultan en muertes de mujeres (sobre el total, el 97% corresponden a mujeres de clase media y pobres).
En función de dónde mueren las mujeres podemos saber a qué clase social pertenecen: 77% en hospitales públicos, 13% en hospitales privados, 7% en su casa y 3% en la calle; es decir.

-          Las mujeres con hijos son las que más mueren y sus hijos tienen entre 3 y 10 veces más posibilidades de morir.

-          Del universo de abortos realizados en hospitales públicos, alrededor del 15% corresponden a adolescentes y niñas menores de 20 años, y un 50% a mujeres entre 20 y 29 años.

Las leyes restrictivas no disuaden a las mujeres de estas prácticas ni limitan el aborto. Por el contrario, inducen a las mujeres a recurrir a métodos de abortos inseguros y riesgosos para su vida y su salud, produciendo secuelas temporales y permanentes, vaciamiento de útero, discapacidades parciales y totales, imposibilidad de trabajar y la muerte.

En los países donde el aborto es legal se ha demostrado que la cantidad de abortos, muy por el contrario de lo que se cree, han disminuido, ya las políticas de IVE están acompañadas de grandes campañas de Educación Sexual, métodos anticonceptivos y procreación responsable. En esas regiones 9 de cada 10 abortos son inseguros, mientras que en los países donde el aborto está penalizado sólo 1 de cada 4 resulta seguro.

Al mismo tiempo, Argentina corre un grave riesgo de profundización del la problemática debido a los sistemáticos recortes del Salud Reproductiva, Sexualidad y Planificación Familiar viene sufriendo sistemáticos recortes desde principios del año 2016 y en gran parte de los dispensarios, salas de atención primaria de salud y hospitales públicos de todo el país no hay métodos anticonceptivos gratuitos. Del mismo modo la Ley Nº 26150 de Educación Sexual Integral sancionada en el año 2006 aún no es aplicada en forma efectiva y se siguen perpetuando prejuicios y estereotipos en las prácticas docentes por falta de formación, pero el Ministerio de Educación de la Nación ha decidido quitar más 12 millones de pesos al Programa de Salud Sexual Integral desde 2016.

La penalización del aborto valida un mercado millonario y clandestino de 7.500 millones anuales que lucra con la autonomía de las mujeres, a través de prácticas quirúrgicas y venta de pastillas de misoprosol y mifepsitona con sobreprecios.

La OMS  ha declarado al MISOPROSTOL como “medicamento indispensable” y que su provisión no puede quedar librada a las reglas del mercado.

Por todo esto la CAMPAÑA NACIONAL POR EL DERECHO AL ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO propone un proyecto de ley basando en el “ejercicio del derecho humano a la salud, por el cual toda mujeres puede decidir voluntariamente la interrupción de su embarazo durante las primeras 14 semanas del proceso gestacional”, en los casos de:  si sufriera riesgo la salud física, psíquica o social d la mujer, si el embarazo fue producto de una violación –sólo se precisa una declaración jurada de la mujer ante un profesional de la salud y sin precisar autorización judicial previa- y si existieran malformaciones fetales graves.

Hasta la semana 14 no se registra actividad cerebral en el embrión, por tanto recién en ese estadío de la gestación comienza a existir la persona.
Los argumentos de las organizaciones “pro vida” sobre el embrión como persona pueden ser válidos para algunos legisladores, para la ley o para la religión, pero no son válidos para la filosofía y para las ciencias médicas y biológicas.

LAS MUJERES QUE BREGAMOS POR EL ABORTO LEGAL ESTAMOS A FAVOR  DE LA VIDA, PORQUE NO QUERMOS QUE MÁS MUJERES MUERAN POR NO CONTAR CON RECURSOS Y TENER QUE CAER EN LA CLANDESTINIDAD.
LAS MUJERES QUE PUEDEN PAGAR UN ABORTO  LO REALIZAN EN LA CLANDESTINIDAD PERO CON LAS CONDICIONES SANITARIAS ESENCIALES, MIENTRAS QUE LAS POBRES MUEREN EN EL INTENTO.

¡¡¡EDUCACIÓN SEXUAL PARA DECIDIR, ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR Y ABORTO LEGAL PARA NO MORIR!!!

Para información sobre aborto seguro: www.socorristasenred.org

(por Siu Casas)

AUDIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.